5 labiales para este otoño-invierno

November 13 2017

Cómo cuidar tus extensiones de pelo

November 13 2017
pintalabios otoño invierno
cómo cuidar las extensiones de pelo

Si has optado por lucir una larga melena gracias a las extensiones de pelo, quizás sea buena saber cómo cuidarlas lo mejor posible para que te duren el máximo tiempo en las mejores condiciones.

Para ello, hemos reunido unos consejos básicos con los que podrás cuidar tus extensiones de pelo en casa fácilmente.

1. Cómo lavar las extensiones de pelo

Antes de lavar las extensiones, cepíllalas bien para deshacer los posibles nudos.

Lava el pelo en mechones pequeños, para qué sea más cómodo y no se enrede.

Usa mejor agua tibia o tirando a fría para que no se estropeen (ni tu pelo natural).

Utiliza un champú suave, incluso si puede ser Ph neutro para que luzcan más brillantes e hidratadas.
Puedes optar por usar productos específicos para extensiones.

Para evitar que se enreden durante el lavado las extensiones, lo mejor es mojarlas gradualmente, sin que se vean expuestas directamente a la ducha.

No frotes muy fuerte tu cabello al lavarlo. Mejor realiza un masaje suave de arriba hacia abajo.

Sigue cuidando tu pelo como normalmente lo harías con acondicionador y mascarilla suave. Se recomienda que no sean demasiados nutritivos para que las extensiones no se caigan.

Aclara finalmente con agua tibia.

2. Cómo secar las extensiones de pelo

No frotes demasiado con la toalla al secar, ni la dejes mucho tiempo puesta de forma tirante.

Aconsejamos usar un secador iónico, pues ayuda a evitar el encrespamiento de tu pelo y también irá cuidando de tus extensiones para que no se “quemen”.

Lo mejor, si puedes, es dejar las extensiones que se sequen al aire para no someterlas al calor.

No abuses de planchas o rizadores, pues el calor irá mal gastando tus extensiones.

3. Cómo peinar las extensiones de pelo

Nunca des tirones, pues podrías arrancar las extensiones o dejarlas flojas.

Se aconseja cepillar dos veces al día las extensiones, desde la punta  la raíz.

Usa cepillos de cerdas suaves y anchas.

Un truco para que no se enreden las extensiones mientras duermes, es hacerte una trenza.