Cómo comer en verano

August 4 2017

Método Jamsu: cómo conseguir que el maquillaje dure todo el día

August 4 2017

Historia del protector solar

August 4 2017
cómo comer sano en verano
método jamsu
Historia del protector solar

Hoy en día, el protector solar es algo muy común en todos los hogares cuando llega el verano. Pero como muchos cosméticos, no siempre existió ni estuvo disponible para su compra.

El protector solar tiene su propia historia de invención como cualquier otro invento. Si quieres conocerla, no te pierdas este post.

 

Fue en los años 20 cuando la fotoprotección se asentó firmemente con la llegada del fenómeno de la moda. La diseñadora francesa Coco Chanel durante un viaje a Cannes y la afamada cantante parisina Josephine Baker, ambas bronceadas, eran modelos a seguir. Desde entonces, lucir el bronceado está de moda y con ello la necesidad de protegerse la piel.

1928: Los farmacéuticos de la época elaboraban preparados a base de aceite de oliva y almendras. El primer agente fotoprotector se lanzó en Estados Unidos por diseñador y perfumista francés Jean Patou con el nombre de ‘Huile de Chaldee’.

1933: En Alemania, apareció el primer agente fotoprotector a base de benzimidazol. Esta innovación permitió, dos años más tarde que el 75% de las personas en las playas de Florida, en Estados Unidos, usaran un aceite, una crema u otro preparado para evitar los efectos del sol. Aunque realmente se trataba más bien de ungüentos emolientes que de protectores, ya se percibe una cierta conciencia en la sociedad.

1935: El químico francés Eugène Schueller, fundador de L’Oreal, gran amante del deporte de vela, se percató tras participar en una regata de la necesidad de proteger la piel de la exposición al sol. De esta manera, Schueller desarrolló un filtro protector de rayos solares UVB, los responsables de las quemaduras solares. Su invento permitía broncear 5 veces más rápido y sin quemaduras, lo que supuso una auténtica revolución.

1938: El químico austriaco Franz Greiter tras sufrir una insolación mientras practicaba alpinismo en el monte Piz Buin, idea el desarrollo un fotoprotector efectivo que saldría a la luz 8 años más tarde.

1944: Benjamin Green, farmacéutico y aviador, notó durante la Segunda Guerra Mundial como los soldados desplazados en el Pacífico sufrían quemaduras debido a la exposición solar. Fue entonces cuando descubrió que la parafina aplicada sobre la piel creaba una capa que evitaba que los rayos ultravioleta traspasase la piel quemándola.

La parafina sería patentada en 1950 y su protector comercializado bajo el nombre de ‘Coppertone’ (que significaba tono cobrizo en referencia al color rojizo de la crema) cuando se hizo famoso por su cartel publicitario de la niña con el perrito.

Se descubre la radiación solar ultravioleta A que, a pesar de no tener efectos visibles a corto plazo, es la responsable del envejecimiento de la piel y de posibles cánceres cutáneos a medio y largo plazo.

Durante los años 50, el mercado se llena de fotoprotectores de diferentes marcas y se lanzan innumerables formatos y texturas para dar respuestas a todas las nuevas necesidades de los consumidores.

Los protectores solares de los años 80 protegían únicamente contra los rayos UVB, con filtros muy bajos de protección porque, en aquella época, se creía que si te protegías mucho del sol sería imposible broncearse.
La investigación de la dermatología y la industria cosmética ampliaron esa protección a los rayos UVA, que no causan enrojecimiento inmediato de la piel, pero sí provocan daños a largo plazo en las capas más profundas.

De esta manera, en 1983, se homologa por la Unión Europea el filtro capaz de absorber la radiación UVA.

1990: Se popularizan en España los fotoprotectores pediátricos especialmente formulados para los niños.

Se desarrolla un nuevo filtro solar que protegía conjuntamente de las radiaciones UVB y UVA.

Los expertos en protección solar se percatan de la necesidad de hidratar la piel además de protegerla del sol. Aparecen los primeros productos que unen ambas características.

1992: Se comercializan los factores de protección altos, más de 50 SPF. La industria de la Unión Europea se convierte en líder mundial en los filtros de protección solar UV cuando en los años 90 la legislación cosmética europea reguló su uso.

A principios de siglo la industria alcanza los factores de protección más altos y lanza al mercado los primeros fotoprotectores en formato spray sin resecar la piel y que facilitan la aplicación. Además, nacen también en esta época los productos con textura gel que consigue un efecto de segunda piel.

La industria cosmética europea comenzó a trabajar desde principios de los 2000 para que de forma voluntaria se mejorase la información que se da al consumidor sobre la necesidad de protegerse del sol y se armonizase la forma de comunicación del factor de protección solar.

En 2006, con una intensa colaboración con la Industria y basándose en la recomendación que Cosmetics Europe había hecho, la Comisión Europea publicó en septiembre su Recomendación (2006/647/EC) “Relativa a la eficacia de los productos de protección solar y a las declaraciones sobre los mismos”, esta iniciativa tenía como objetivo normalizar y simplificar al máximo la forma en que se ensayan y etiquetan los productos de protección solar en toda Europa.

En 2009 Cosmetics Europe recomienda que la indicación del cumplimiento con la Recomendación de la Comisión se haga mediante las letras “UVA” impresas en un simple círculo.

2012: Se suplen las necesidades de aquellas pieles más fotosensibles o con problemas tales como manchas o alergias solares.

El sector sigue evolucionando y actualmente se pueden encontrar en el mercado protectores solares para otras partes del cuerpo como el cabello o los labiales, productos polivalentes como los protectores con color, otras texturas como la mousse e incluso pulseras que miden la radiación solar mediante un código de color.

Fuente: Expobeautymagazine