El masaje de manos

January 11 2010

Cortes y peinados Collexia

January 11 2010

Tratamientos con parafina II

January 11 2010
empty image
empty image

Continuamos en este artículo hablando de la parafina, uno de los productos más utilizados en estética. Si en el capítulo anterior vimos cómo se usaba esta producto en tratamientos reductores, en esta nueva entrega veremos el tratamiento estrella que se realiza con quratina, como suavizante e hidratante de la piel.

Los tratamientos de parafina para suavizar la piel se utilizan en todo el cuerpo, pero especialmente en las manos, siendo la parafina una de las grandes aliadas de la manicura.

Te contamos cómo se realiza un tratamiento con parafina paso a paso, para conseguir una piel suave y radiante, no te lo pierdas.

Tratamientos hidratantes y suavizantes con parafina.

La parafina se utiliza también con muy buenos resultados en tratamientos suavizantes e hidratantes de la piel. En este tipo de tratamientos también se aplica en su estado líquido, consiguiendo que la piel realmente aparezca mucho más suave e hidratada. Para obtener un resultado realmente bueno es aconsejable que el tratamiento lo realice un profesional.

El tratamiento con parafina caliente funciona de la siguiente manera: La queratina caliente hace que la humedad de la piel suba a las capas superiores. Sin embargo, la parafina endurecida es impermeable y esa humedad no puede salir con lo que vuelve a la piel hidratando cada nivel de ella de un modo profundo.

El procedimiento que se utiliza con parafina (muy usado en manicura) es el siguiente:

    1. Limpiar y desinfectar la zona a tratar a conciencia.
    2. Aplicar con un leve masaje una crema humedectante sobre la zona.
    3. Calentamos la parafina en un calentador de parafina a una temperatura elevada pero que no supere los límites de tolerancia de la piel.
    4. Para aplicar la parafina sobre la zona a tratar podemos sumergir la zona muy despacio (ideal para las manos o pies) o bien aplicar la parafina con un pincel si la zona no fuera sumergible. Si lo hacemos por inmersión, en manos y pies, intentar que los dedos estén lo más separados posibles.
    5. Repetimos este proceso de aplicar parafina tres o cuatro veces, según sea el espesor de la parafina, hasta conseguir un grosor adecuado.
    6. Una vez aplicada la parafina, procedemos a cubrir la zona con plástico, o introducirla en un plástico si fuera posible (ojo, en la cara no es procedente o se asfixiaría nuestro cliente) y la cubrimos con toallas para evitar que se vaya el calor.
    7. Es importante que no se mueva la cliente mientras esté puesta la parafina ya que ésta tiende a resquebrajase y si eso sucede no surte efecto el tratamiento. Cuando la parafina se sienta fría, se retira cuidadosamente.

La piel aparece tras este tratamiento con parafina mucho más suave y resplandeciente, como la seda.

Es importante tener en cuenta que la parafina no se reutiliza. Es importante que el tratamiento con parafina en el rostro sólo lo aplique un profesional.

Contraindicaciones del tratamiento con parafina.

Hay que tener en cuenta algunas contraindicaciones del tratamiento con parafina. Este tratamiento no es indicado para aquellos que no puedan lidiar con el calor directo, si hay diabetes o varices. Tampoco es indicado el tratamiento con parafina si hay heridas o llagas.

Por lo demás, el tratamiento con parafina para suavizar la piel es un tratamiento muy efectivo y sencillo para conseguir una piel radiante, que puede usarse en casi todo tipo de piel, y es especialmente indicado para pieles secas y climas fríos, donde se reseca más todavía la dermis.

No te pierdas el anterior capítulo de esta serie:
Tratamientos con parafina I