Tratamientos con parafina I

La parafina es uno de los productos más utilizados en estética. Los tratamientos de parafina en estética se utilizan en ocasiones como reductores, aunque su aplicación estrella es para hidratar la piel, especialmente en manicuras, donde tiene una gran cantidad de adeptos y consigue resultados realmente buenos.

Te contamos qué es la parafina, cómo se utiliza este producto en tratamientos de estética y sus beneficios, no te lo pierdas.

Propiedades y usos de la parafina

La parafina es un producto derivado del petróleo cuyo uso más popular (al menos hasta hace poco) es en la fabricación de velas, donde se usa desde hace siglos. Su nombre, parafina, viene del latín “parum” y “affinis” y significa “que tiene poca afinidad. Este derivado del petróleo es una sustancia inerte y muy estable, cuyas cualidades la hacen cada vez más popular en aplicaciones fisioterapéuticas y en tratamientos de estética.

Además, por sus propiedades, la industria cosmética la utiliza cada vez más frecuentemente como ingrediente activo en cremas, en las que adquiere una consistencia similar a la vaselina.

En tratamientos de estética, la parafina se utiliza en su estado líquido. Para fundir la queratina se usan unos fusores de parafina especialmente diseñados para que adquiera la consistencia y temperatura adecuada. Sus dos principales aplicaciones en belleza son como tratamiento reductor y como tratamiento suavizante e hidratante para la piel.

Tratamientos reductores con parafina

Para este tratamiento se utiliza parafina en estado líquido, a una temperatura elevada. El tratamiento reductor con parafina es ideal para aplicar en caderas y piernas, que es donde más se suele acumular la grasa, aunque –exceptuando la cara- se puede realizar en cualquier parte del cuerpo.

El tratamiento con parafina reductor dura aproximadamente una hora y tiene dos fases:

  • En la primera fase, se aplica la parafina sobre la zona a tratar a una temperatura cálida (ojo, no quemar a la paciente) acompañando la aplicación de un masaje que active la circulación. Una vez aplicado, sumamos calor aplicando mantas térmicas de modo que estimulemos la transpiración y se eliminen toxinas. Esta fase busca la vasodilatación a través de la aplicación de parafina y calor.
  • En la segunda fase, lo que haremos es, primero, retirar el calor y la parafina, para luego aplicar frío y provocar una vasoconstricción. Aplicamos en esta segunda fase, para obtener mejores resultados, cremas con activos reductores con un masaje en la zona.

Próximamente veremos cómo se utiliza la parafina en tratamientos hidratantes y suavizantes de la piel, uno de sus principales usos. Este tratamiento de queratina se utiliza mucho en manicura, con efectos realmente espectaculares, consiguiendo una piel fina y suave como la seda. No te lo pierdas.

Tratamientos con parafina II: hidratantes y manicura

15 thoughts on “Tratamientos con parafina I

  1. ERIKA MARCELA

    hola quiero saber porque el tratamiento de parafina en pies y manos no se puede realizar en personas diabeticas ,e hipertensas

  2. MªJosé

    Me gustaria saber donde se puede comprar la parafina para tratamiento adelgante y si de verdad funciona.

  3. Maria rosa

    Me gustaria saber donde se puede comprar la parafina para tratamiento adelgante y si de verdad funciona.

  4. daniela

    hola quiero saber en que tipos de personas no se puede utilizar la parafina? aca dice q en personas diabeticas no, xq? y en q otras personas no se debe de utulizar

  5. Anonymous

    Yo uso la parafina liquida la ligo con mi crema reductora todos los dias me la aplico me hago masajes y si e visto resultados mi piel es mas sueve

  6. valeria

    Quiero sabe si igual hay resultados solo con la crema reductora y como la puedo usar y cuantas veces al día

  7. quieru Post author

    Hola valeria,

    las cremas reductoras son el complemento perfecto para el tratamiento reductor con parafina. Se aplica siempre al final con masajes circulares hasta su total absorción. El hecho de haber usado parafina antes ayuda a preparar la piel y absorber mucho mejor el tratamiento posterior.
    Los tratamientos con parafina para reducir se basan en calor, así que aconsejamos acudir a un centro donde te lo realizarán mucho mejor y verán las sesiones necesarias según tus necesidades.
    Las cremas reductoras así como las celulíticas, se deben aplicar todos los días, mucho mejor después de una exfoliación en la ducha, pues es cuando mejor las absorbe la piel.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>